esenfrglkadehtitja
 

Todos buscamos construir un patrimonio a lo largo de nuestra vida, ya sea que comencemos por comprar un vehículo o  adquiriendo una casa. En este último caso es importante considerar diversos factores que te ayudarán a tomar una decisión acertada.


Renta VS compra


Muchos de nosotros hemos rentado durante años y una de las primeras cosas que se nos vienen a la mente es la cantidad de dinero que hemos puesto en la bolsa de un casero, cuando con la misma inversión podríamos tener una casa propia.


En muchas ocasiones el problema de no poder comprar una casa surge por la falta de prestaciones laborales que faciliten la adquisición de un inmueble como las ya conocidas. No obstante tenemos  otras opciones como instituciones bancarias que pueden ayudarte a conseguir ese patrimonio que tanto anhelas.

Es cierto que al rentar evitas gastos de mantenimiento, trámites burocráticos y demás actividades que pueden convertirse en algo desgastante. Otra de las ventajas de rentar es que la movilidad no es algo que te preocupe, pues en caso de tener que cambiar de residencia no te encontrarías con el problema de vender o rentar tu casa.

Por otro lado tener una casa propia es sinónimo de crecimiento. A pesar de tener que sustentar los gastos de una vivienda y gestionar acciones que mantengan el inmueble en buenas condiciones, puedes aumentar el valor de venta de tu casa y convertir así el mantenimiento cotidiano en un factor de plusvalía.

Acciones que agregan valor a tu casa

 

Como todo objeto que tiene un valor, una casa puede aumentar o disminuir el suyo dependiendo de varios factores, como el desarrollo de la zona donde se encuentra, las condiciones de la vivienda, las modificaciones que haya sufrido, el tamaño del terreno, etcétera. Por esta razón debes considerar varias acciones a realizar una vez que hayas adquirido tu inmueble.

Nosotros recomendamos dar mantenimiento constante para que la casa se conserve en condiciones favorables en caso de que tuvieras que venderla. Para ello te invita a impermeabilizar cada dos meses, lavar tinacos y cisternas constantemente y mantener limpias las tuberías; también te invita a cuidar las áreas comunes de tu vivienda, donde el esfuerzo es en conjunto con tus vecinos, e indica que es importante realizar los pagos de servicios de forma puntual.

Ventajas adicionales de comprar una casa

Comprar una casa no sólo tiene ventajas en el sentido económico, también repercute en tu calidad de vida y la de tu familia en muchos sentidos:

Estabilidad: al comprar una casa realizas planes a largo plazo para mantenerte en un solo lugar, por lo que puedes determinar lo que sucederá en el futuro, como decidir a qué escuela irán tus hijos.

Ahorro: aunque comprar una casa parece, en primera instancia, un gasto, en realidad estás generando un ahorro apoyado de un crédito que a largo plazo será remunerable. Ya sea porque no pagarás renta o porque podrás vender ese inmueble en otro momento si así lo deseas.

Comodidad: el hecho de comenzar a construir tu patrimonio te da la confianza de arreglar, modificar y disponer a tu antojo del espacio que estás adquiriendo, pues las decisiones de remodelación y mantenimiento ya no dependerán de un tercero.

Autosuperación: una casa propia te ayuda a tener confianza en tus acciones y a buscar crecimiento conforme pasa el tiempo; es un gran incentivo para la autoestima y el valor que le brindas a tu vida y tu trabajo.